Bebidas isotónicas

Las bebidas isotónicas son capaces de rehidratar al ser humano y aumentar su rendimiento. Es aconsejable tomar bebidas isotónicas practicando deporte

Las bebidas isotónicas —también llamadas bebidas deportivas o bebidas rehidratantes— son aquellas bebidas que en su composición contienen distintos azúcares y sales minerales capaces de ayudar a reponer rápidamente el agua y las diferentes sustancias que se pierden con la sudoración producida al practicar deporte.

Composición de las bebidas isotónicas

Las bebidas isotónicas tienen una composición básica formado por agua; hidratos de carbono complejos como pueden ser los polímeros de glucosa o las maltodextrinas; simple como la fructosa, la glucosa, la sacarosa o la dextrosa; y sales minerales diversas como el cloro, el potasio, el sodio o el fósforo. A su vez, estas bebidas rehidratantes también pueden incorporar a si composición ácido cítrico, calcio, aromatizantes, edulcorantes, vitaminas y otros componentes.

Bebidas isotónicas

El aporte de agua de estas bebidas deportivas supone para el ser humano evitar la deshidratación que podrían provocar la sudoración derivada de cualquier práctica deportiva intensa.

Además, la concentración de hidratos de carbono como los que hemos enumerado anteriormente ayuda a mantener en niveles correctos la glucosa de la sangre, equilibra los líquidos del organismo y de esta manera proporciona reservas energéticas para la actividad física, mayor rendimiento y una asimilación más rápida del agua que se aporta al cuerpo.

Que los componentes que forman las bebidas isotónicas estén en su justa medida proporciona las cualidades que estas tienen, ya que por ejemplo una mayor concentración de azúcares en la bebida podría propiciar un retraso en la absorción de agua y en el vaciamiento gástrico. Por el contrario, un menor cantidad de azúcares haría que la bebida tuviese poco o ningún valor energético.

Cuándo tomar bebidas isotónicas

Las bebidas isotónicas no son imprescindibles para la práctica de actividades deportivas de menos de una hora de duración y con una intensidad baja o ligeramente moderada, excepto en los caso en los que el ambiente sea sumamente caluroso y la sudoración sea importante. Esto es debido a que la pérdida de nutrientes en nuestro organismo es nimia si la actividad es pausada.

Por el contrario, si la actividad física que practicamos es intensa, se alarga en el tiempo y nos lleva a sudar, será muy recomendable y prácticamente la ingesta de bebidas isotónicas. Practicando deporte de una manera intensa la temperatura de nuestro cuerpo se eleva considerablemente, y con ello, sudamos. Esta sudoración provoca la pérdida a través de nuestros poros de agua y sales, necesarias para poder mantener el ritmo y la capacidad, así pues la recuperación de estas sustancias mediante el consumo de bebidas isotónicas es indispensable.

Cuán importante es hidratarte

Para la práctica de cualquier deporte es de suma importancia encontrarse con una hidratación correcta. Esperarse a tener sed no es para nada aconsejable ya que sin darnos cuenta y sin tener la necesidad de beber, nuestro cuerpo puede llegar a perder hasta un 2% del agua que contiene y por consiguiente también nuestro cuerpo estará perdiendo capacidades físicas y de rendimeinto.

Botellas de bebidas isotónicas

Consejos para una correcta hidratación con bebidas isotónicas

  • En los momentos previos a la práctica de cualquier actividad física o deportiva intensa, será necesario hidratarnos correctamente aunque pensemos que no lo necesitamos. Beber dos vasos de agua antes de, nos será notablemente beneficioso
  • Tras concluir la práctica deportiva o en el transcurso de la misma, beber bebidas isotónicas incluso aunque no tengamos sed, nos ayudará a mantener el ritmo y reponer todos los nutrientes y líquidos que nuestro cuerpo está perdiendo o ya ha perdido. Es recomendable que la bebida esté fresca pero no fría.

Es importante tener en cuenta que cuando mayor edad se tiene, la incidencia del calor y la sudoración, y por tanto de pérdida de líquidos, es mayor. Así pues más importante será hidratarse de manera correcta.

Bebida isotónica casera

Las bebidas isotónicas tiene un precio ciertamente elevado, que muchas personas no pueden costearse si practican actividades físicas diarias. Por ello, puede ser una buena idea realizar una bebida isotónica casera para la que simplemente necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 l de agua
  • 500 mg de sal
  • 500 mg de bicarbonato sódico
  • 60 gr o 3 cucharadas grandes de azúcar
  • limones o 2 naranjas
  • Algo de miel para endulzar

Con esta sencilla composición podemos elaborar nuestra propia bebida isotónica casera, que no es comparable a una bebida isotónica comercial, pero sí nos ayudará a reponer en considerable medida los distintos nutrientes que vayamos perdiendo en nuestra práctica física.